De “maneras mafiosas” han reputado desde el PP la orden de fregar las tazas y platos para no dejar huellas dada por el consejero de Empleo a sus funcionarias de confianza tras la reunión secreta dedicada a manipular los expedientes de los ERE, y mafiosa con, en efecto, las imágenes de los que van desfilando ante la juez, con sus inevitables gafas oscuras y sus oscuros y despreciables testimonios de corrupción. Esto se le ha ido de las mano al PSOE, a estas alturas perdido en una campaña manga por hombro en las que hasta Guerra, ¡en Sevilla! tiene que perpetrar su consabido número de la risa ante un auditorio medio vacío. Y es que lo que ha ocurrido y está ocurriendo es demasiado hasta para la sensibilidad más obtusa. Rejón recuerda una vieja frase suya en el Parlamento de los 80: “O son ustedes tontos, o unos sinvergüenzas, o las dos cosas a la vez”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.