Que no conviene pasarse, por lo visto, ni aún de bueno, lo demuestra el caso del general Contreras, el jefe de la Guardia Civil andaluza que, aplicando con determinación el Plan Especial de Seguridad del Campo de Gibraltar, ha trincado a casi ¡5.000 narcos! y decomisado ¡150 toneladas de droga! Hasta en Internet funciona ya un grupo de apoyo a ese hombre que, inexplicablemente, ha tebido que pasar a la reserva al no ser ascendido por el Gobierno al grado superior como le correspondía. ¿Demasiado bueno, eficaz en exceso, el riesgo de poner el listón demasiado alto? Otras hipótesis más graves prefiero ni nombrarlas, pero resulta evidente que retirar por las bravas a quien está haciendo un servicio tan excepcional abre un amplio campo de inquietud y de sospecha en la ciudadanía atenta. Los que están encantados, por lo visto, son los traficantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.