Todo vale contra la juez Alaya, desde los explicables rigores del Audiencia hasta las groserías machistas del consejero de Justicia pasando por las descalificaciones de todo tipo –¡hasta personales e íntimas!—y, por último las grave acusaciones de los sindicatos. Sobre todo esa teoría del responsable de CCOO de que la instructora “se extralimita” porque hace de las imputaciones un “mecanismo de presión”. ¿No es esto último acusar a la juez de prevaricación? ¿Y quién es quién para lanzar esa pedrada? Desde la Presidenta hasta los sindicatos y los empresarios lo que tienen que hacer es abrir las ventanas y encender la luz para evitar equívocos. Atacar a la juez, aparte de un despropósito, es un empeño inútil.

1 Comentario

  1. А person necessarily assist tօ make severely posts I woulԁ state.
    That is the verу first time I frequented your web page and
    so far? I amaƶed with the analysis you made to create this
    actual publish incredible. Excellent task!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.