Silencio hermético en medios del “régimen” a propósito del presunto pelotazo registrado en Almonte y en el que parece que –con la ayuda o el despiste de la municipalidad- alguien ha logrado convertir un euro en un millón. No es extraño, en fin de cuentas, si se recuerda que hace años y en el mismo concejo, también el presunto olvido de una secretaria (eso fue lo que argumentó la consejería correspondiente) permitió eliminar del PGOU local, en beneficio de unos avispados compradores –relacionados al más alto nivel político–, la página en que se especificaba la calificación de unos terrenos destinados a convertirse en urbanización. Corte y aldea no están tan lejos, después de todo. Y no sólo en ese pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.