Andan preocupados los conservadores conscientes de su profunda crisis: las ratas de la corrupción se arrojan del barco, las encuestas anuncian la llegada de una nueva derecha “oportunista e inexperta” y Rajoy decide movilizar a sus huestes. ¿Tarde quizá? Pues quizá. Desde luego, en Andalucía al menos, no se ven brotes verdes, y anuncios como el hecho por su presidente Juanma Moreno –¡la creación de 600.000 empleos!—, resultan a todas luces un “dèja vu”: eso lo dijo González a principios de los 80 y, naturalmente, nunca se cumplió. Pero, además, ¿no habíamos quedado en que la mejora laboral andaluza era obra del Gobierno de la nación y no de la autonomía? No mejoran ni los eslóganes. La inercia que sostiene a este “régimen”, fracasado en tantos aspectos desde hace más de tres decenios, es generada un poco por todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.