Debo confesarles que no me lo he creído a la primera. Me ha sido preciso echar mano del BOE (11/11/12) para dar crédito al rumor de que la ministra de Exteriores saliente, Trinidad Jiménez, firmó, al día siguiente de perder las elecciones, la interminable lista de ayudas al exterior que prodiga la Agencia de Cooperación Internacional, o sea, para entendernos, el viejo Instituto de Cultura Hispánica. Me costaba entenderlo, no sólo por el hecho de estar ya “en funciones” la ministra sino porque el detalle de lo adjudicado revela hasta qué punto del enorme déficit legado por su Gobierno al siguiente tampoco es que haya sido provocado por necesidades inexcusables. Sólo a modo de ejemplos, citaré unos cuantos “pelotazos” que por su carácter pintoresco bien merecen no perderse río abajo en el caudal de la desmemoria. El que merecería el premio al ingenio es, sin duda, el que concede una ayuda de casi 300.000 euros para la “Mejora de la producción agrícola mediante la resolución de conflictos con los hipopótamos en Guinea-Bissau”, pero bien de cerca lo siguen otros, igualmente divertidos, como la ayuda de más de 225.000 euros destinados a la “Promoción de los derechos de las mujeres en la reforma política de Egipto”, la que concede 100.000 a la tarea de promover la “Sensibilización de la sociedad española por la vulneración de los derechos humanos por causa de género u orientación sexual” o la que larga casi 300.000 a las “Emisoras de radio con enfoque de género en Camboya”. Uno de esos regalos me ha conmovido al leer  que los contribuyentes españoles concedemos más de 200.000 euros  para la “Implementación del currículo de educación maya bilingüe intercultural”, aunque no tanto como aquel otro de 100.000 que enviamos gustosos a la “Red Iberoamericana de festivales de cine lésbico, gay, bisexual y transexual” y desde luego mucho menos que el que envía 316.000 euros como “Contribución al ejercicio de los Derechos Sexuales y Reproductivos de las Mujeres de Mali”.

No deberíamos quejarnos tanto de la subida de impuestos forzada por la deuda teniendo en cuenta las buenas causas por las que el zapaterismo nos ha rascado la faltriquera a todos y cada uno de nosotros. Había que ir avanzando “Hacia la igualdad de género y los derechos de la mujer en Níger” y hemos sido coherentes y generosos, qué coños, que un día es un día, aunque sea el siguiente de las elecciones: el que venga detrás que arree. El Gobierno, el actual, debería dar cumplida publicidad a estas cosas para que cada cual sepa a qué atenerse. En cuanto a la ministra, bueno, a la ministra, a esta alturas, que le echen un galgo.

8 Comentarios

  1. Esto es, simplemente, un sabotaje al gobierno entrante y un abuso del dinero público que no es de nadie.

  2. Extraordinario documento aunque, seguor que por casualidad, ya se había adelantado Anson. Debería puiblicarse el memorial de esas subvenciones que ha prodigado el zapaterismo en plema crisis, pero en cuanto a la decisión de la ministra en funciones la realidad es que merecería al menos una severa censura del Parlamento.

  3. Se trata de un acto manifiesto de mala fe, aparte de un ejercicio de imbecilidad que sólamente un a sociedad estúpida y tópica como la que estamos soportando puede aceptar. Da vergüenza y confieso –perdón don ja–que me he asomado al BOE incrédulo para meter mi mano en la herida. Una vergüenza, un despilfarro y una imbecilidad.

  4. Esta gente había perdido la olla, no les quepa duda, y si no, ahí tienen el espectáculo –la anticampaña– que están organizando entre el Viejo y la Niña. De todas formas, la seguridad de que no volveremos a oír hablar de Bibianas, Pajines y Trinis ya supone un enorme alivio para los demócratas que nos tomamos la política como una necesidad o incluso como un mal necesario.

  5. ¿He buscado el BOE que citas pero no lo encuentro? Puedes adjuntar link al BOE? Me ha sido preciso echar mano del BOE (11/11/12) para dar crédito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.