La pelea a cara de perro ocurrida hasta antier en IU se ha cerrado con un acuerdo: el de que el hasta ahora coordinador regional, Diego Valderas, renuncie a encabezar la lista de Sevilla  y acepte a regañadientes –¡otro candidato a palos!– presentarse por Huelva, plato no ya “de segunda mesa”, sino de última y forzada, como si Huelva fuera lo que Unamuno llamara “el culo del mundo”. Ni Huelva podía llegar a menos ni Valderas a más, obviamente, sobre todo teniendo en cuenta que este “apparátchik” profesional ha perdido ya dos elecciones en nuestra circunscripción, aparte de llevar a su coalición al borde del suicidio político. Si pierde por tercera vez, lo menos que podría hacer este hombre es volverse por donde vino sin que nadie lo llamara. Después de todo, la feria no habría tan mal para él, sino mucho mejor de lo que él mismo pudiera haber soñado.

1 Comentario

  1. Si tuviera unpoquito de vergüenza, ya llevaría años otra vez en Bollullos, aunque lo de volver cada mañana al trabajo…

    En las próximas elecciones se va a comer lo mismo que en las dos anteriores: Una p…. como una olla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.