Ha respondido el PSOE onubense al escándalo de Punta Umbría (hoy ampliado en esta páginas) diciendo que “lo único ilegal es grabar conversaciones privadas” y que es legítimo que un Ayuntamiento proceda a hacer un “reparto equitativo” de las contratas municipales. Lo que no sabemos todavía es qué dirá a propósito de la adjudicación de Chaves de más de 10 millones a una empresa controlada por su hija, aunque no parece arriesgado suponer que el enroque no variará. Desde el alcalde monterilla que guarda su botín bajo el colchón al presidente que favorece a sus familiares más próximos, pasando por el que carga a obras pías facturas de puticlubs, esto sobrepasa ya todo lo tolerable. Que el partido se cierre sobre sí mismo garantiza, por si algo faltaba, una complicidad que explica lo que está ocurriendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.