No le falta razón a los jueces cuando despotrican (que lo hacen con frecuencia) de los políticos. En el  embrollo de nunca acabar que va siendo ya el “caso Invercaria”, la Fiscalía Anticorrupción ha repetido lo tantas veces dicho por unos y otros, a saber, que contemplar al “Gobierno del cambio” pidiendo, a través de un órgano propio, el archivo de una causa mientras el partido mayoritario que lo constituye suplica lo contrario sugiere, lamentablemente, un supuesto esquizofrénico. No se puede soplar y sorber a un tiempo –parecen argumentar los fiscales– para escándalo de una opinión pública no poco desequilibrada ya por estas contradicciones. Los manguitos denunciaban en esa vista la nefasta “influencia de lo ideológico”. Ya pueden los junteros agradecerles tan cuidado eufemismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.