La Junta ve cómo se le viene abajo el Consorcio proyectado para desarrollar el área de transporte provincial en vista de la negativa del Ayuntamiento capitalino y de algún otro de desentenderse de él. El propio Jiménez, ese autodidacta excluyente, reconoce ahora que sin la capital el proyecto carece de sentido, algo que debió pensar durante todo este tiempo en que ha ignorado olímpicamente al gobierno municipal por razones, no hará falta decirlo, estrictamente partidistas. Este vivir de espaldas unos a otros, como si la representación del pueblo fuera fragmentable, le está saliendo por un pico a los onubenses, que son  los paganos de los odios públicos y de esa forma supina de incompetencia que es la rivalidad por la rivalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.