Huelva ha perdido sólo en el mes de septiembre a 280 autónomos. Otras cientos de familias que van al agua sin figurar siquiera en las estadísticas de parados, huy, perdón, de “oferentes de empleo”, que es como el presidente Griñán llama con delicadeza quienes no tienen trabajo. Otro grupo de onubenses si presente ni futuro, añadido a la cifra ya insoportable que el Poder reconoce porque no tiene más remedio. Nunca estuvo peor la provincia, nunca la resignación fue tan grande, ni la paciencia de los perjudicados aguantó tanto. Cuando salgamos de este agujero tardaremos años en volver a estar al menos como estábamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.