Los miles de opositores a enfermeros de Almería tendrán que repetir sus pruebas como consecuencia de la filtración de los temas en Internet, y una vez desechada la chapuza que proponía la consejera consistente en suprimir sólo las preguntas filtradas y sustituirlas por las de reserva. Bien, pero ¿quién indemniza ahora a los opositores que con todo derecho clamarán, si se siente perjudicados, contra una (des)organización que hace posible estas filtraciones? Hay ya demasiados conflictos de esta naturaleza y no recuerdo uso solo en que se haya trincado a los culpables y sancionado como merecían. La corrupción tiene tan largo el brazo que ya hasta sale a recibir a los futuros funcionarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.