El enredo del asalto al Juzgado y robo de le prueba aportada por El Mundo en el juicio impuesto por Chaves, sigue la bronca del mal en peor, como no podía ser de otra manera. Dice, por ejemplo, el presidente de los secretarios judiciales que “las sedes (de los Juzgados) son deplorables” y que “es más habitual de lo que parece que se robe de los despachos”. Así como suena, sin quitar ni poner. La situación debe ser caótica, pues, pero lo curioso es que nadie en la Administración de Justicia se rebele, más allá de alguna protesta reglamentaria, ante un estado de cosas que cuestiona seriamente la seguridad jurídica y el derecho de los ciudadanos. Creo, sin embargo, que la investigación urgente en este caso no debe remitirse a ese problema inmemorial sino centrarse en la averiguación de quién ha robado el video/prueba, partiendo, como es lógico, de quién puede tener acceso a un Juzgado así como así, saber dónde se guardan las llaves y largarse con viento fresco, impunemente, como si fuera un ectoplasma. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.