Mal hemos entrado en el nuevo año. Sigue disparada la jodida curva, se cierra a cal y canto el Campo de Gibraltar y el “Gobierno del cambio” se ve obligado a imponer un protocolo especial para hacer frente a la llamada “cepa británica” mientras sigue menudeando eso que se ha dado en llamar el “ocio nocturno”. Normal, teniendo en cuenta que el muy inútil ministro de Sanidad está de vacaciones políticas– o buscándose la vida, como ustedes prefieran– y que sobran indicios de que la famosa “logísitica” que decía el sanchismo que iba a garantizar la disponibilidad de las vacunas, funciona en modo manifiestamente mejorable. 2021 en China es el “año del buey”. Aquí lo más probable es que acabe siendo el de las vacas flacas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.