Mientras desde Madrid una ex–consejera de Chaves lo sublima asépticamente como “ciudadano Chaves”, en plena Feria de Sevilla el jefe Sánchez sugiere que, de ser absolutoria la sentencia de los ERE, tanto aquél como su sucesor podrían “ser readmitidos en el PSOE como militantes”, a lo que añade la virreina andaluza que, en tal caso –restituida la “honestidad” de los Presidentes acusados—, “las cosas quedarían en su sitio”. ¡Lo que es la vida! Los mismos que anteayer besaban obsequiosos las huellas de esos próceres y se disputaban su cercanía a dentelladas, hoy se calzan los guantes para saludarlos y se enjuagan la boca con medroso escrúpulo tras pronunciar sus nombres. Da asco esta política convertida en pingüe profesión, pero es la que hay. La lealtad ni está ni se la espera en el diccionario de esta tropa oportunista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.