Medio PSOE se ha levantado en armas contra las declaraciones de Esperanza Aguirre por mentar la bicha exhortando a Chaves a abandonar el caciquismo. Han salido a relucir todos los tópicos, desde el espejismo que sólo permite ver al cacique a caballo, hasta la marquesa a la que se atribuye, por definición, esa condición nefanda. Y no es para ponerse así, por favor, porque somos legión quienes venimos diciendo hace la intemerata que, como lo ilustra la acción del “régimen” chavista, un caciquismo de izquierda (o lo que sea eso) es tan posible como el de derechas. No nos hagan exponer nombres concretos, pero ¿acaso no sabe cualquiera en Andalucía quién el gran Cacique de la región, lo mismo que cualquiera sabe quién lo es en Cádiz o en Jaén? Un PSOE de “barones” regionales y “caciques” provinciales es el menos indicado para protestar porque lo señalen con ese dedo.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.