No han faltado motivos, ciertamente, para señalar al amplio sector joven que, con su conducta inconsciente, ha venido desafiando al virus, en toda España y noche tras noche, de un modo irresponsable. Pero es obvio que esas transgresiones sólo han sido posibles por la incomprensible y voluntaria inhibición de una autoridad doblemente motivada por su lamentable impericia y por el miedo a perder en las futuras urnas el voto joven, más versátil que nunca en estos tiempos del cólera populista. La absurda tolerancia mantenida hasta ahora con el llamado “ocio nocturno” ha causado, sin duda, daños irreparables a la sociedad en su conjunto, y justo es insistir en que la responsabilidad correspondiente hay que buscarla tanto en los transgresores como en los condescendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.