El PSOE no sabe lo que tiene con un tipo de la insolvencia conceptual de Mario Jiménez, que lo mismo dice sin decirlo que El Monte es suyo que acusa a quienes se oponen al transfuguismo desvergonzado que su partido apoya de “incultura política”. Jiménez representa lo peor de este pragmatismo sin freno que no reconoce más límite que el interés de su partido y está ofreciendo en torno a los tránsfugas un espectáculo de cinismo que corrobora la evidencia de su complicidad. A nadie puede sorprender que se reciba bajo palio de los transgresores de tantos pueblos pro la razón elemental de que ni uno solo de ellos ha dado ese salto al vació sino sobre la red que le sostienen personajes como Jiménez. ¿El reciente pacto contra esa peste política firmado en el Congreso bajo la presidencia del ministro Sevilla? Bueno, esos pactos se escriben en el papel previamente mojado por sus propios firmantes. Lo raro sería que el PSOE onubense dejara fuera de las futuras listas a los fugitivos que él mismo alentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.