El copresidente Griñán ha dicho que la Junta está con la huelga general pero “con unos servicios mínimos del 100 por cien”. El otro copresidente, Valderas, avisa de que será él mismo quién se autoimponga esos servicios mínimos. Las patronales de la construcción, acreedoras de 800 millones de euros que les debe la Junta, reprochan a ésta “que no sepa” siquiera el montante de esa deuda. El diputado Gordillo se niega a declarar en el TSJA porque sostiene que no se le ha permitido “preparar debidamente su defensa”. Diego Cañamero se siente un perseguido y lo explica diciendo que “nosotros (el SOC) somos los únicos que hablamos de lo que quiere la gente”. Andalucía bate su propio récord de paro registrado mientras en Empleo y en Presidencia no hay ojos ya más que para el papeleo de los ERE. En fin, Griñán dice que “su alma le pide repetir en las próximas elecciones autonómicas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.