Dos noticias que conciernen a la suerte, triste suerte, de la mujer, me tironean la conciencia estos días. Se refiere la primera de ellas a la protesta de una joven modelo que reclama su “corona” que le ha sido arrebatada por la organización del concurso “Miss España” una vez que se supo que era madre de un niño, gravísimo atentado –uno no lo discutiría si aceptara esos concursos, por supuesto– que ha decidido a nuestro muy sensible Gobierno y a las organizaciones oficiales (iba a decir ‘burocráticas’) dedicadas a la defensa de la mujer a “exigir” (¿) a la empresa organizadora que devuelva su título a la defraudada mamá. La otra nueva consiste en el anuncio de la firma ‘Dolce & Gabbana’ que, colgado en su página web, ofrece la imagen de un grupo de machos –caras agraciadas, músculos relucientes, ‘fashion’ total, ni qué decir tiene– contemplando complacidos como uno de ellos violenta o, si lo prefieren, viola a una bella muchacha, reclamo que no constituye ninguna novedad en una marca que ya se ha servido impunemente de anuncios en los que grupos de siempre bellos jóvenes se amenazaban con armas y adoptaban actitudes inspiradas en una estética de extrema violencia. ¿Hay derecho a que una hembra sea discriminada por el hecho de haber procreado mientras que a los apolos concursantes nadie les pide el libro de familia? ¿Qué hay de inasumible en esos cuidados anuncios que exaltan la violencia varonil o mixta lo mismo para vender zapatos que ropa interior (‘Dolce & Galbana ya recibió de la Junta de Andalucía un buen taco por diseñar…¡una botella de aceite!), mientras prosigue la degollina “de género” un día sí y otro también? Son dos preguntas que, dependiendo de cómo se enfoquen, obtendrán respuestas distintas pero que no dejan de resultar incómodas teniendo en cuenta la apuesta propagandística hecha por un Poder que hasta ha tenido la audacia de exigir a las compañías privadas –sin el menor éxito como es natural– que adopten políticas ‘paritarias’ incluso en sus consejos de administración. Puede que en estos fracasos tengan su arte y parte, sin embargo, algunas hembras. Personalmente pienso que mientras ellas no se nieguen a desnudarse en la piscina ante las cámaras para seducir al hombre y venderle un perfume no habrá nada que hacer.
                                                                   xxxxx
En cuanto a la reclamación de esa “reina” destronada, habría que recordarle al Gobierno y sus burocracias que esos concursos fueron siempre repudiados mientras el progresismo vio en ellos un mísero artificio al servicio de la objetualización del cuerpo femenino, sin contar con que está aún bien reciente el descubrimiento periodístico de la tosca perversión comercial de alguna de sus ediciones. Creo, de todas formas, que mucho más eficaz que una dudosa protesta de las instituciones sería la negativa de la mujer frente a los trampatojos de una publicidad basada en su cuerpo y, desde luego, en su renuncia a basar su promoción personal en la oferta pública de su físico. La imagen de un Gobierno que se postula “socialista” y que tanto ha capitalizado su apuesta “de género”, reclamando juego limpio en los concursos de misses, es toda una intolerable paradoja. Y por descontado, la permisividad de unas autoridades ante un anuncio como ése que no hay manera de no ver como una incitación propagandística a la violencia machista se comenta por sí sola. Sé que hoy el maniquí de un joven ahorcado o el de un Cristo con la entrepierna ilustrada son recibidos como “obras de arte” por el parnasillo mercachifle que nos maneja y que hemos llegado a un punto en que no es tolerado llamar negro a un negro pero en el que se pueden anunciar trapos exhibiendo una violación. Y mucho me temo, por eso mismo, que la mujer va a tener que esperar al menos otro Neolítico antes de liberarse de esas contradicciones y de sí misma.

23 Comentarios

  1. De acuerdo. La mujer se liberará sólo si renuncia plenamente a las famosas “armas de mujer”. En cuanto al anuncio de Dolce&Gabbana, de juzgado de guardia. ¿En queé pensarán los Institutos de la Mujer, secretarías de Igualdad y demás pesebres?

  2. He visto esa imagen y es despreciable. En efecto, no entiendo cómo la autoridad competente no interviene contra vsus responsables. Doña Clara acaba de dar toda una lección de buen sentido. Me alegro doblemente.

  3. Hay muchas mujeres que van de “cuerpos” y eso no se puede negar. En el lugar de trabajo, en mi caso, me encuentro con que “ellas” tienen vantajes claras cuando quien manda es un hombre y he visto cien veces situaciones y estrategias nada respetables. Esa es la realidad quieran o no las feministas que cobran o las aficionadas.

  4. No hay por qué renunciar al atractivo personal. El mal está en comercializarlo, sea éste de varón o de hembra. Cuando veo las despedidas de solteras que están de modas, me espanto de tanta garrulería. No se extirpa un mal sembrando en su hueco otro igual o peor.

  5. No sé qué impotencia siente los hombres ante el atractivo de la mujer. Se ve que lo envidian. Pero que a una mujer bella la descalifiquen por ser madre es otra cosa. Creo que este señor mezcla dos anécdotas diferentes que nada tienen que ver entre sí y saca, claro, conlusiones equivocadas.

  6. Jefe, ¿es cierto que Gabbana o como se llame diseñó una botella de aceite subvencionada por la Junta de Andalucía? Porfa, infórmenos un día con detalle de esta cosa maravillosa. Seguro que los andaluces ignoran esta nueva marca y rércor de sus gestores autonómicos, ésos que convocan referendum para sus secratarias y poco más.

  7. Los concursos de mises son un mercado de cuerpos, como lo son las pasarelas. ¿No han visto que la mayoría de las modelos van mostrando tetas y lo que no son tetas, como si esa ropa se llevara en la vida diaria? Las mujeres tienen mucha culpa de que se mantenga la visión humillante de la mujer-cuerpo, la mujer-objeto, y la que no ejerce es porque no puede, por regla general. Si no admiten eso es que no razonan y el precio será el que han pagado siempre: el de ir de muñecas por la vida.

  8. Lleva razón la denuncia de jagm: no se explica qué hacen eos organismos feministas defendiendo los concursos de mises ni se explican por qué no hay autoridad que impida la difusión de imágenes que ilustran delitos. ¡Hay tantas cosas incomprensibles! En este rincón, por lo menos, hay quien nos sugiera diariamente el debate privado sobre ellas.

  9. 15.20 h.

    Ultima hora:

    Al optimista Zapatero le crecen los enanos.

    Ha muerto una soldado en Afganistán por ataque de los defensores nacionales.

  10. Estas sociedades fariseas que no ven mejor argumento contra el castrismo que el abuso de las mujeres dedicadas al “turismo sexual” permiten que en sus casas se publiquen anuncios como el comentado, que desde luego en Cuba no sería permitido como no lo sería en ningún país con sensibilidad. Lo de las mises, otra vergüenza, como recuerda gm. ¿Es que no hay modo de concebir a la mujer con una mirada limpia, tanto por parte de los explotadores de su imagen, como por parte de ellas mismas?

  11. 22-02-39
    Mañana haré otra vez el único ritual necrológico que efectúo de vez en cuando.

    Iremos hacia La Junquera. Paso de frontera y seguir hasta Colliure. Espero ver compatriotas en el cementerio del poeta. Vuelta por Port Bou y visita a su cementerio. Leer los fragmentos de Walter Benjamín y contemplar el acantilado. Después acercarme a la estación del tren, (la más fantasmal de España),e imaginarme su trajín en los años 40-60
    Una de las cosas que agradezco a la sociedad actual española es que no reinvindique la traída de sus restos a España. Tergiversarían la Historia nuestros oportunistas decendientes. Me opondría con rabia a semejante vileza.
    Francia al menos… respeta la libertad de sus hijos.

  12. Ayer el Parlamento español decidía no legalizar la prostitución, qué horror. Estoy de acuerdo, si quieren, pero ¿para cuando una decisión enérgica contra todas estas formas de degradación de la mujer o de abuso del niño? Ver un desfile de modelos da grima, ver reportajes sobre los puntos de cita de prostitutas resulta escalofriante, enterarse de la brutalidad que soportan las hembras a manos de los salvajes es como para echarse a llorar. Lo que no se suele pensar es que la misma sociedad que lamenta esos extremos se muestra complaciente o indiferente ante sus causas. El anuncio comentado, por ejemplo, reporducido por varios medios, es asqueroso y, lo que es peor, absolutamente gratuito: es el mal por el mal, y la mujer es en él la víctima. ¿Y no le ha caído una mala multa? Lo dicho, sobran fariseos.

  13. No he visto el anuncio, pero si he leído lo de la miss despojada y me apunto a la ironía de jagm ante el hecho de que el feminismo oficial apoye los concursos de mises, que medio mundo ha sabido siempre cómo han funcionado y el otro medio caba de enterarse de sus miserias por El Mundo TV-A3, creo que fue en Murcia. De acuerdo, pues: contradicciones del feminismo y del compromiso gubernamental que no hay quien justifique.
    Y sobre todo en la responsabilidad de las propias mujeres al prestarse a ese juego.

  14. Me parece ver a Don Ramiro como un viejo verde de esos que iban a la revista con monóculo a ver a las coristas y luego predicaban en casa y en el casino la castidad a toda costa. ¿Me equivoco?

  15. Jefe, hoy vas de sesentayochista, de “simonista”, como decíamos en tiempos. Pero llevas razón. Un abrazo desde esta primavera incipiente.

  16. Repugnante el anuncio. ¿Por qué no boicotean las feministas a Dolce&Gabbana, a ver, denme una sola razón?

  17. No tienen ni idea de lo que es la Belleza ni la carrera de una modelo. Si la tuvieran no dirían las idioteces que viene diciendo todo el día.

  18. Se intenta imponer la paridad en los consejos de administración pero no se prepocupa uno de las pobres que limian la escalera a las seis de la mañana. Y por ahí “todo seguido”, como diría la simptaíca doña Epi, que debe saber que es de los personajes más simpáticos para los colegas y estudiantes que frecuentan el blog. (Por cierto, algunos intervienen con una admirable discreción. Tanta que ninguno de ustedes lo ha advertido).

  19. ¿Y usted qué es, doña Miss, “modelo”, “reina” o tal vez sólo “madame”, con perdón? Son estupendos estos espontáneos que se descuelgan en el blog de vez en cuando para insultarnos (spbre todo al sufrido jefe). No entiendo por qué pierden su valioso tiempo tratando con personas de criterios que no respetan. Pero, contésteme a lo primero, doña Miss: ¿cual es su profesión en realidad?

  20. Estoy de acuerdo con Pangloss.”No hay porqué renunciar al atractivo personal. Lo malo está en comercializarlo.” Cada cual debe utilizar las armas que tiene., pero de manera mesurada, sin pasarse.
    Lo peor es el mal gusto, y la grosería a la cual las mujeres mismas acceden, y hasta parecen que las reveindican , ..¡.para hacer como los machos y parecer modernas.! ¡Qué tristeza!
    El anuncio debería ser prohibido y Dolce y gabbana multado pero sin que se hable de él,…porque lo que buscan es eso….y como pueden ustedes verlo, lo consiguen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.