Alguien ha hecho cuentas para averiguar la diferencia real existente entre lo que un andaluz tributa por recibir una herencia y lo que pagan los demás españoles. Y ha llegado a conclusiones tan estupefacientes como que nuestra obligación es 100 veces mayor que la de un madrileño y 1.000 veces mayor que la de un canario. Para que se hagan una idea, el contable deduce que, por la misma cantidad heredada, aquí hay que pagar 164.000 euros y en Tenerife, un poner, nada más que 134. La presidenta Díaz propone corregir al alza en lugar de hacerlo a la baja, y endosarle el marrón a los españolitos de las demás comunidades. Lo que no se les ocurre nunca es ahorrar, no dilapidar. Está visto que lo más fácil es mandarle el publicano al pobre peatón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.