Repite Chaves el latiguillo de los “cuatro o cinco golfos” que serían los únicos responsables del sin igual festín de los ERE fraudulentos y las prejubilaciones falsas. ¿Cuatro o cinco nada más? Pocos golfos parecen esos para una golfería tan grande, aparte de que no sería menester pasarse en los adjetivos cuando los que han hecho lo que ya se sabe no son sino delincuentes. Pero aparte de ello, lo que no se sostiene es el argumento de que los “de arriba” –los Consejeros y los Presidentes—nada tienen que ver en un negocio inimaginable sin su aquiescencia. ¡Pues bueno es Chaves como para que un directorcito general le avente ese montón de millones! Tanto él como su heredero han tenido que conocer el sistema cuestionado, demasiado grande para uno de la tercera fila. Pueden ensañarse con la jueza, pero eso es lo que hay.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.