Se explica la angustia familiar y también las ocurrencias de la imaginación, pero si algo no hacía falta en estos duros momentos en la capital es la conexión, siquiera insinuada, entre el caso de la niña desaparecida en el Torrejón y el universalmente famoso de la niña inglesa. No se le puede pedir a la investigación lo que en sus manos no esté, pero sí que es necesario insistir en que una pronta resolución del caso evitaría a Huelva la dudosa oportunidad de saltar a la fama desde las páginas de sucesos. Empezando por la discreción mediática, es preciso extremar el esfuerzo porque el negro asunto no salga del ámbito policial y desde luego impedir que la insensatez o quién sabe si el oportunismo anden por medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.