Crisis del PSOE en Lepe, donde los duros se rebelan contra un aparato que se ha quedado sin mascarón de proa. Crisis del PSOE en la capital, de creer en la insistente rumorología que asegura que el frete antiParralo avanza implacable y hasta se va de las manos de la “mesa camilla”. Posible crisis en Almonte donde el alcalde perpetuo cuestiona y deja a la Junta a los pies de los caballos una y otra vez. Lo que vende, sin embargo, no son esas crisis sino las que los estrategas rivales buscan y hasta encuentran en un PP donde no falta, como es natural, un roto para un descosido, sobre todo si lo que se explota es el liderazgo de Pedro Rodríguez. El PSOE gana siempre estas escaramuzas reales o imaginarias que el PP nunca supo manejar publicitariamente. Es una ventaja dialéctica y eso, qué duda cabe, ha formado parte del juego político desde la Transición hasta hoy. La derecha no sabe vender lo mismo que la izquierda vende con destreza. A esa cuestión no habría que ponerle pero sino buscarle culpables. Y remedios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.