Si algo no se le puede negar al “Gobierno del cambio” es su gestión financiera. Lo certifica el logro que supone su vuelta a los mercados de los que estaba excluido, una vez logrado el cumplimiento de las reglas de estabilidad impuestas desde el Ministerio que hoy dirige la ex-consejera que provocó aquella exclusión al dejar la comunidad, a su marcha, calificada como insolvente. Andalucía, guste o disguste la noticia, ha sido la unidad comunidad autónoma española que ha logrado alcanzar aquellos duros requisitos, lo que avala la tarea de sus gestores actuales de manera llamativa. Era posible, por lo visto, hacer bien las cosas que evidentemente venían haciéndose mal, y es meritorio haberlo logrado desde la discreción y el trabajo. No reconocer ese logro resulta ahora tan injusto como absurdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.