Dicen que el ascenso –toquemos madera—del Recre contribuirá a reforzar la autoestima de los onubenses y asi será, seguramente, pero hay que decir que la capital lleva buen paso desde hace bastantes años y que mejora a ojos vista en muchos sentidos. El dato del último padrón, el mayor de nuestra historia, la sitúa, de momento, por encima del umbral crítico de los 150.000 habitantes, es decir, muy por encima del doble de su población de postguerra. Y todo ello en medio de un proceso complejo de transformación y mejora que, finalizado el reto de las comunicaciones básicas y la fastuosa entrada a la capital, con el Ensanche a la vista y en espera del AVE y el aeropuerto, nos asoman directamente a un tiempo pluscuamperfecto. Mérito de muchos, por supuesto, pero mérito sobre todo de una Huelva que ha cobrado fe en sí misma y viene siendo gestionada con destreza. Hacen mal quienes traten de boicotea esa realidad y ese futuro por despecho o ambición. Huelva crece y mejora, eso es lo que hay, y la única postura de recibo es apoyar esa evolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.