Otra vez Andalucía en boca de todos, de nuevo nuestra sufrida imagen soportando la rechifla nacional a causa de un documento oficial –un panfleto propagandístico del río Guadalquivir—en el que aparece, decorando la margen del Rió, junto a la Mezquita cordobesa, la catedral de Palma de Mallorca. Y no me vengan con que se trata de una anécdota, porque la realidad es que la Junta contribuye con frecuencia a difundir esa ‘amable’ imagen de nuestra comunidad que algunos de nuestros compatriotas celebran desaprensivamente como si fuera real. ¿Quién ha confeccionado esa propaganda, quién la ha autorizado en la Junta, cuánto ha costado? Los andaluces no tenemos por qué sufrir la ignorancia de una Administración autónoma que encarga y paga a ciegas nuestro propio retrato a quien no sabe siquiera donde estamos situados. ¡Las cosas de Andalucía! Esa es una desdichada expresión que la Junta debería ser la primera en combatir y no en fomentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.