El Fiscal General, Jesús García Calderón, que es un hombre cabal, le ha propuesta al Parlamento (¡a este Parlamento!) la creación de un observatorio constituido por funcionarios independientes (¡aquí!) para estudiar “científicamente” el “fenómeno cambiante” de la corrupción, como si la naturaleza, causas y circunstancias de la mangancia no la conociéramos todos por puro sentido común. Agrávense las penas, acórtense los pleitos, “neutralícese” a los jueces, cúmplanse las condenas…, y ya verá el Fiscal como podemos prescindir de es Observatorio expletivo. La Historia está llena de corrupto cuyos métodos conocemos y, por supuesto, los métodos son siempre los mismos. Lo que fomenta el agio es la lenidad. Más burócratas y una ciencia inventada iban a resolver poco.

2 Comentarios

  1. A falta de mayor sustancia neuronal, ahí va mi anécdota:

    Un ex de IU le espeta a uno de sus exconmilitones con cargo activo: “¿No te acuerdas de los jamones que le regalé a Valderas para que metiera a mi **** en la Mancomunidad de Aguas del Condado?”

    Es que hay corrutos, coruppptos y corruptillos. De todo, como en la viña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.