Abren los periódicos de ayer con la noticia de que el Parlamento catalán se pasó por el arco las denuncias del Síndico de Cuentas sobre las irregularidades acumuladas en algunas instituciones ahora en manos del juez. ¡Pues anda que si en Andalucía lleváramos la cuenta de las ocasiones en la Cámara de Cuentas ha denunciado horrores en las nuestras (Ayuntamientos, empresas públicas, la propia Junta) sin que le hagan el menor caso! El toque reside en que la corrupción, por lo general, es ya un fenómeno conocido antes de que se le apunte con el dedo y en que –ojo—la inmensa mayoría no reaccione ante el espectáculo. El poder consiente a los corruptos y la sociedad despotrica pero se encoge de hombros. Fuera de esa clave no se entiende nada.

2 Comentarios

  1. Cuando no se tiene sentido de que lo público es de todos y se piensa más bien que no es de nadie, entonces la tendencia natural es a sacar el mayor provecho posible de lo que está a mano y se sabe que nadie va a reclamar como propio. Cuando en los edificios públicos, como la Universidad, las luces están encendidas todo el día en pasillos perfectamente iluminados por la luz del sol; cuando se depositan las bolsas de basura en torno (y no dentro) de los contenedores, o incluso en las papeleras de junto a casa; cuando se pasan largas temporadas de vacaciones en casa (o fuera) a costa del subsidio de paro sin buscar nuevo trabajo; cuando se hacen empresas directamente para cobrar subvenciones o se contratan becarios con un cierto nivel de estudios para realizar trabajos ínfimos sin preocuparse de la formación para los que se les ha facilitado su contratación, etc., etc. …. entonces no se puede esperar que esa sociedad, que no cree en el Estado como algo público que es de todos, se preocupe por algo que muchos, a su nivel, realizan todos los días: el saqueo de las arcas públicas.

    Cuando era niño se contaba un típico chiste de gitanos, en forma de oración: “Zeñó, zeñó, no te pío que me des, sino que me pogas donde haiga”. Pues eso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.