Con una elocuente defensa de la sencillez expositiva, el Fiscal general de Andalucía, Jesús García Calderón, ha defendido en el Parlamento la necesidad de renovar el lenguaje jurídico y ponerlo al alcance de la mayoría. El Fiscal ha dicho cosas tan rotundas como que la educación española produce “súbditos” más que “ciudadanos”, y ha denunciado el truco de la jerga profesional como un grave perjuicio para los administrados que pierden , por desconocimiento, el control efectivo de sus propios derechos. Una buena apuesta, sin duda, imaginamos que equidistante de esos otros jueces que gastan bromas en sus escritos o se permiten dictar sentencias en verso. Siempre en busca de ese término medio en el que es fama que reside la virtud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.