El Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) es, desde su concepción, un órgano expletivo cuya única eventual utilidad estriba en la legitimación de la Junta y su partido que son quienes designan su mayoría suficiente. La última hazaña del órgano ha sido rechazar un informe de los representantes de la oposición que manifestaba la manifiesta  parcialidad de Canal Sur sancionada por las Juntas Electorales a propósito de su actuación partidista durante al campaña reciente, decisión que  me justifican desde dentro diciendo que eso que se le pedía no procede puesto que la LOREG asigna esa función a las mencionadas Juntas y que, en definitiva, ninguna de esas sanciones son aún firmes. Entonces, ¿para qué sirve el CAA, oficina de “arrecogíos” de todos los partidos? Si la Junta prescindiese de cincuenta Consejos eso que nos ahorrábamos sin el menor quebranto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.