Imagino que, a pesar de todo, Griñán estará bufando cada vez que su socio en el co –gobierno, IU, deja escuchar su voz inactual y peligrosa. La de la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, por ejemplo, a la que le ha tocado el puesto en la rifa de Valderas y se cree que está en una agrupación y no en un Gobierno. Una gorgona, una ménade,créanme, esa política improvisada que justifica y defiende el vandalismo de los del SAT y dice, textualmente, que “robar 200 euros en comida no es robar”, sin saber que, si media violencia –y sobra—, sí que lo es. De todas maneras, ¿a quién se le ocurre dejar un Presupuesto en manos de esa osada ignara? Griñán debe de estar mucho peor de lo que deja entrever con estos trágalas que Valderas le impone. Lo que no sé es si su paciencia tendrá un límite o está dispuesto a que el barco se hunda antes de hundirse él más todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.