Dice la consejera onubense (o sea, calañesa/almonteña) que el oleoducto ése que Barrero confunde con un gaseoducto no es nada real todavía sino es apenas una ‘hipótesis’. Habrá que esperar hasta conocer la ‘tesis’ y ver, en fin de cuentas, que ‘síntesis’ acuña ella, pero va lo que quieran a que acaba ajustándose al proyecto de Gallardo. Mientras tanto, y ya en la política real y no en el plano dialéctico, hay que exigirle a la Junta que se pronuncie sobre lo que se propone hacer ese grupo inversor, de cuáles son sus previsiones al respecto y si, en definitiva, va a dejarlo construir sobre tantos terrenos protegidos o no. No hay por qué oponerse a ciegas a una obra en la provincia, pero menos aún esperar sentados el momento en que la reacción sea ya inútil. En eso lleva razón IU y no la consejera que lo que puede hacer es exponer sin ambages la famosa “hipótesis” para que cada cual sepa a qué atenerse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.