¡Por fin, la tan esperada “conjunción” galáctica anunciada en su día desde la inopia zapateril: Obama y Zapatero se retratan, juntos pero no revueltos, en una Sevilla convertida en sede mundial del turismo! Andalucía vuelve a estar de moda en plena postmodernidad tal como lo estuvo en los idus románticos de Merimée y El Tempranillo. Cuentan que llueven miles de millones sobre el país soleado reconvertido en parque temático que se encomienda entusiasta a un monocultivo que, de momento al menos, lo salva de lo peor. ¡Míster Marshall y cierra Andalucía!, podría ser el lema. Una estructura productiva sólida como proyecto de futuro, puede esperar. Llevamos casi medio siglo postergándola para un mañana que no llega nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.