Reclaman desde el PSOE e IU al PP que aclare las circunstancias de lo ocurrido con la gestión municipal en su antigua alcaldía de Aljaraque. Y llevan toda la razón. Lo malo es que, en este momento, en Huelva no se escapa nadie de la necesidad de dar explicaciones a los ciudadanos en relación con sucesos y situaciones más o menos tremendos. IU, si ir más lejos, haría bien en andarse con pies de plomo a la hora de referirse al brote racista surgido en su día en ‘su’ Ayuntamiento de Cortegana. El PSOE, por su parte, debería explicar –dada la gravedad insólita del hecho, por boca de propio Chaves– qué responsabilidad tiene la Junta en el sangrante e irreparable caso de Mari Luz, una vez reconocido hasta por el lucero del alba el estado calamitoso en que la consejería del ramo mantiene a la Administración de Justicia. Confesión general, pues, que de nada serviría sin dolor de corazón ni propósito de enmienda, pero que resulta imprescindible ante el desconcierto reinante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.