No era de esperar que un dirigente histórico como Diego Cañamero cantara tan claro como para darle la razón a Esperanza Aguirre en el lío de las “pitas, pitas”, explicando que si lo que ésta pretendía era sugerir que, con la reducción de peonadas para cobrar el subsidio agrario, lo que “el Gobierno del PSOE quiere es captar votos a bajo precio, no va descaminada”. No se queje luego cuando, desde fuera y desde dentro, se hable de “sociedad subsidiada” y de “voto cautivo”, de “régimen” clientelar y de votantes trincones. Una declaración semejante me cuesta trabajo creer que osara hacerse desde la derecha. Desde esa izquierda profesional, me resulta insólita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.