Qué sea la corrupción depende, de momento, del criterio de cada partido (y de cada ciudadano) y ni que decir tiene que cada cual arrimará inevitablemente el ascua a su sardina. El PSOE andaluz, por ejemplo, teniendo 106 cargos públicos imputados –incluyendo 39 candidatos a las próximas municipales, de los cuales 36 aspiran a sus respectivas alcaldías– presume en público de que no lleva ninguno, mientras que el cabeza de lista por IU a la alcaldía de Sevilla “distingue” entre “llevárselo calentito” (sic) y lo suyo, que no sería más que un presunto delito por venta ilegal de terrenos y otro por agravio a los derechos de los trabajadores. Oigo decir a Llamazares que él y unos cuantos han solicitado que este “presunto” dé “un paso atrás”. Convengamos en que menos da una piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.