Habrá que llevar la cuenta de las ocasiones en que la Junta y otras Administraciones regidas por el PSOE le ceden locales a su partido para celebrar actos electorales en los próximos tiempos, tal como han venido haciendo –en ejercicio de ese claro complejo patrimonial de lo público que los embarga—desde siempre. De momento, al PP le han negado una sede en la Cartuja sevillana en la que el temido rival pretendía organizar una convención de alcaldes presidida por Rajoy. Habrá que llevar las cuentas, ya digo, aunque no se me oculta que para ello habrá que ser constantes. La ministra Calvo decía que lo público no era de nadie. Su partido parece que opina de manera distinta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.