El sindicato UGT, mano izquierda del PSOE, está cabreadísimo con la información difundida por El Mundo referente al cachondeo de los cursos de formación con que la Junta está entreteniendo a los parados de Delphi, un plan desmoralizador a todas luces que convierte en subvencionados a unos trabajadores con derecho al trabajo y a los que se les ha prometido empleo sin que se conozca un solo caso de recolocación. Se comprende. Los sindicatos se han convertido, a su vez, en organismos subvencionados y no tiene lógica alguna exigirle a nadie que muerda la mano que le da de comer, sino que ha de comprenderse su docilidad. La actuación de la Junta no ha sido tanto un fracaso como un camelo y eso lo saben mejor que nadie los liberados sindicales. Cuando comiencen a recolocar a esas víctimas de la arbitrariedad multinacional y del descontrol de la Junta que la arropó con tanto dinero, entonces hablaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.