Escucho en la radio nocturna un programa deportivo en el que aparece como figura estelar el señor Lopera. Y me avergüenzo e indigno, porque así como a los otros invitados (ex-presidentes de clubs) se les entrevista con cierta normalidad, a Lopera se le dio el micro para que perorara en su peculiar sub-habla no cabe duda de que como emblema subsidiario de los andaluces. ¡Qué papel tan injustificado y triste le ha tocado a esta región de los Góngora, los Cánovas, los Juan Ramón y los García Lorca, ahora representado –porque es lo más fácil para los “medios”—como Patio de Monipodio y como juerga colectiva! Apagué la radio con tristeza convencido de que nuestra regeneración autonómica, 36 años después, está por estrenar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.