La Junta no sabe en qué gastarse el Presupuesto. Lo prueba que con un millón cien mil parados y la que se avecina, acaba de anunciar el establecimiento de brigadas “de  género” o comisariados políticos en cada una de las trece consejerías, inquietante inquisición que la consejera de Presidencia justifica como instrumento dedicado a “remover obstáculos”. Están haciendo de la política pura ideología y de la Administración democrática un cuartel mientras caemos en picado y sin la menor perspectiva de esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.