Hay quien piensa (y publica) que el Gobierno central va a forrar a Andalucía: con más de 20.000 millones, según dicen. En este diario, un riguroso informe de Antonio R. Vega, informaba ayer, por el contrario, de que Hacienda –en concreto, la ministra que dejó como un solar las cuentas andaluzas tras triturar las del SAS— se niega a pagarle a nuestra comunidad los millones del IVA y ni quiere oír hablar de la reclamación de los 4.000 que la Junta le reclamaba el anterior gobiernillo del PSOE. Todo lo vemos con el color del cristal con que miramos, ya se sabe, y algo debe de tener la vista con las ganas de comer. Una grave razón de la crisis de este Estado es, con seguridad, la lesiva arbitrariedad con que el Gobierno central financia las autonomías en función del signo partidista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.