Una noticia reciente nos informa de que Bill Gates y su esposa han decidido limitar el horario de chateo en Internet a su hija predilecta: no van a permitirle a una mocosa de 10 años que se enganche a esa Red que ha convertido a papá en el millonario de referencia más de tres cuartos de hora al día. Se ve que hasta el mago del negocio ha llegado la preocupación por el llamado “Internet Adicction Disorder”, síndrome de dependencia que preocupa muy seriamente a psiquiatras y psicólogos yanquis desde que se cree saber que sólo en aquel país gigante andan colgadas de la Red unos veinte millones de criaturas, de las cuales un diez por ciento, es decir, nada menos que 200.000, podría ser adicto al ordenata de la misma manera que otros lo son respecto al consumo, al tabaco, la grifa o la pornografía. En China, la alarma ante ese riesgo ha hecho al nuevo “amado líder”, Hu Jintao, encabezar una campaña de “purificación en Internet” encomendándola a las mismísimas Juventudes Comunistas –hoy día, como puede verse, mucho más domesticadas que antaño– mientras en algún hospital militar se somete a tratamiento de electroshock a grupos de adolescentes adictos obligados, además, a seguir un régimen castrense en el que, junto al apoyo de antidepresivos y pases hipnóticos, han de soportar intensas sesiones de instrucción, lucha y, lo que sin duda es peor todavía tratándose de aquel país, pases de “películas educativas”. En esta China con brillo de ‘supernova’ que Ramón Tamames promociona estos días en un sugestivo libro, no hay acuerdo, de momento, sobre el número de internautas, pero se sostiene que al menos dos millones de adolescentes padecen ya un síndrome de adicción que, entre otros curiosos efectos, provoca el enorme trastorno que supone la adopción del horario americano. “Nada en exceso” cuentan que podía leerse en el frontispicio de Delfos y a la vista está que a Apolo y a la Pitia no les faltaba razón.
                                                                 xxxxx
Son muy preocupantes, desde luego, muchos de los sucesos que van descubriéndose en el ámbito cibernético. Un niño de 14 años que estafa a la Bolsa, desde su casa en New Yersey, un buen montón de millones de pesetas, otro con el bozo apuntando que se mete en el cerebro escondido del Pentágono y por poco nos mete de hoz y coz en irreversibles juegos de guerra, bandas que nos desvalijan utilizando los datos bancarios que dejamos ingenuamente en el silicio de esa memoria universal o una Internacional de miserables dedicados a abusar de los menores comerciando con su inocencia. Incautos que acuden a citas ciegas con canallas, graves profesionales que lo dejan todo por la pibita que un día conectaron en el chat, venta de fármacos espurios o de armas letales y un inacabable etcétera constituyen un más que serio aviso sobre la peligrosidad secundaria de un ingenio que, sin embargo, no tiene vuelta atrás y que, sin duda posible, le está dando la vuelta a nuestro modelo de vida cuestionando el perfil del individuo o disolviéndolo en la inquietante bruma de un anonimato indescifrable. Podemos y debemos rechazar esa inquisición China que mantiene en este momento encarcelados a medio centenar de “ciberdisidentes” pero hay que darle la razón a los Gates cuando se preocupan de limitar razonablemente el uso de esta trilita interactiva que es la comunicación instantánea y global. En el hospital chino al que me he referido antes se levanta a la basca a las 6’15 para meterle una hora de instrucción (militar, por supuesto), un frugal desayuno antes de la sesión de artes marciales, una parva colación luego y, por fin,  las sesiones de diván de las que se espera la recuperación de los “valores morales” extraviados ante el ordenador. Comprueben una vez más que el lema de Delfos no estaba allí por obvio sino por difícil. Apolo sabía mejor que nadie lo jodido que resulta siempre hallar el “justo medio” y mantenerse en él.

17 Comentarios

  1. (Ya saben, la naturaleza es sabia: si un niño nace con una pierna más corta, madre Natura en compensación le dará la otra unos centímetros más larga. Ayer el blog se retrasó tanto que aún a maitines y laudes del domingo no ha aparecido, pero el de hoy para mi grata sorpresa aquí está campando cuando aún cantan los gallos. No te digo).

    Y tanto que la araña de la triple W -lagarto, lagarto- “…le está dando la vuelta a nuestro modelo de vida cuestionando el perfil del individuo o disolviéndolo en la inquietante bruma de un anonimato indescifrable…” que dice el Anfi. Pero primero fue la tele como babysíster con sus dibujitos sexistas, violentos y racistas. Manga por hombre. El papá y la mamá se encalomaban su culebra preferida o su partidito de furgo, despatarrados en el sofá, con su cubatita y su bolsón de fritongos, mientras el bebé no piaba, absorto en su cuarto ante el carrusel de colorines y sonidos de la puta pantallita. Luego, o sea ahora, los adolescentes, y adolescentas y adolescentos que diría er noChave/nocontesta hacen fortín de su cueva con el cerrojillo corrido y se meten en vena todo lo que el coleguilla les ha contado que se pilla en tal URL. Desde una snuffmovie a la fórmula casera de hacerse un cóctel de alucine. Que es que flipas en ferraniacolor, tronco.

    ¿Una abdicación de los papases y mamases en sus obligaciones de procurar sustento, educación y ejemplo en sus alevines? Pues va a ser que sí. Mi don Bilgueits, a quien se le puede achacar miles de cosas pero no de no tener las neuronas en perfecto orden de revista, le pone disciplina y concierto junto con un horario de estricto gobernante a su retoña. Lo de los chinitos es arrimarle cebada al rabo del burro muerto. A ver.

    El frontispicio que proclama el epinicio de tu fama… huy no, que esto es de otra película, digo que en Delfos ¡viva Puerto Real! sabían lo que era un graffiti. Nos ha merengao.

  2. Me adhiero a la pregunta, y de paso les recomiendo que exijan la recuperación de una columna que merecía la pena. He visto pocos gestos tan desaprensivos pata con el autor y para con los blogueros como el de eliminar un día por las buenas. El jefe debería tomar cartas en el asunto, por muy ausente e inhibido que se mantenga.

  3. 11:20
    A quien madruga Dios le ayuda, doña. Pero ¿Ha madrugado la columna de hoy o ha trasnochado la de ayer?

  4. 11:35
    Volviendo al tema de hoy o de ayer, yo qué sé, me permito volver por pasiva el lema de Delfos. Todo es “excedible”, según quién y cómo lo practique.
    ++++++++++++++++++

    Error de cálculo:
    El diez por ciento de veinte millones son dos milloncitos de nada y no doscientos mil.
    Error clásico de todo el gremio de los periodistas que, como se sabe, son de letras.

  5. Típico, clásico comentario perdonavidas de los “de ciencia” sobre los pobrecitos letrados. ¿Es eso todo lo interesante que ha podido ver en la columkna, buen don Griyo? Temo que en Turquía se la haya ido la mano con el aguardiente raqui o como se llame y la sra. Griyo haya debido acostarle vestido. Es broma, elitróforos, sois de lo más querido del blog.

  6. 12:58
    Yo, ni de ciencias ni de letras, don Bártolo, envidio la cultura de los letrados y el conocimiento de los científicos.
    Mal estudiante en su día, soy aprendiz de mucho y maestro de nada. Tengo un barniz de culturilla que se queda muy escaso al lado de la mayoría de los concurrentes al blog, a excepción de los dinamiteros que me hacen sentirme inteligente.
    Mis puntualizaciones, mis ironías o mis bromas, a veces, nunca quieren menospreciar a nadie y mucho menos a nuestro ja.

    El raki turco es una guarrería que no se puede comparar con el puyerete valverdeño, que tampoco me gusta.

  7. Me encanta la columna, y no sólo por lo que dice don José Antonio, o por los comentarios de los “blogueríssimos” ,sino también por los intercambios como los que se pueden leer más arriba, que son un placer y una lección de cordialidad, humor, y llaneza.

  8. Lo más interesante es la intuición de que la “trilita interactiva” ataca “el perfil del indiviuo” si es que no lo diluye en el anonimato. Gran emboscada, Internet, cierto, jefe. Este enjambre sin rostro es tan atractivo como peligroso, y usted resume muy bien esos riesgos, pero me hubiera encantado más incidencia en el aspecto que señalo, que me ha parecido una observación notabilísima.

  9. Cuidado con que le llamen “pureta”, señor mío, que ya conoce usted los bueyes con los que aramos. Ayer leía a un “listo” de estos “modelnos” que llamaba, efectivamente, pureta a quienes habían visto censura en la supresión de la entervista de García. ¿LO ven? Fácil: si piensas como yo, moderno y progre chupi; si no, antiguo y retro. Menos mal que queda gente como nuestro ja que se pone esas opiniones por montera.

  10. Coincido con todo y, de modo particular, con el apunte de nuestro Filósofo de cabecera: esa disolución del individuo, ese perfil borroso en la bruma de la Red, es lo más grave, porque no concierne ya a amenzas concretas, siempre solucionables, sino al conjunto social. No olvidemos que Internet ha dejado de ser un juguete de unos pocos. Dentro de poco ésa individualidad borrosa será difundida en un medio tan corriente como hoy lo es el teléfono.

  11. Los chinos son mu raros don josian. Me han dicho que entierran vivas a las niñas para que haya más tíos y que no dejan a los padres tener más que un hijo, es verdad eso?

  12. Se perdieron ayer (los que no compran el períódico) la divertida, interesante y culta columna en que jagm ironizaba sobre el despliegue en torno a la aventura bélica del príncipe inglés, el de la svástica, de paso que apuntaba a la comparación con la desgracia de nuestra mujer soldado muerta en Afganistán. Lástima. Deben arbitrar algún procedimiento para recuperarla, por lo menos.

  13. También en la Red explotará China –como una “supernova”, por supuesto– a no tardar: un motivo más de inquietud, y por favor, que nadie me diga lo del “peligro amarillo”, porque hasta Zumbao sabe lo que ocurre en ese continente enigma. Por cierto, Zumbao, hijo, todo lo que preguntas es cierto.

  14. ¿De verdad le ha gustado ese libro de Tamames? ¿Lo ha leído o habla de oídas? Tamames es un vividor, lo ha sido siempre, y yo comprendo que usted le guarde afecto de ex-camarada pero la verdad es la verdad. No s elo toem a mal pero creo que Tamames ha acabado en un completo bluff y es impropio de usted dispnsar elogios a quien no los merece.

  15. Jefe, el Recre ha empatado con el Betis. Cinco puntitos más y estamnos salvados.
    Perdónenme los no futboleros del blog (doña Epi antes que nadie) pero conozco las debilidades de este amigo sabio que tenemos que lo mismo nos cuenta el último tocho publicado que se va a la grada(bueno, él va al palco, por lo que he podido ver alguna vez) como seguidor del equipo de su niñez. En Huelva me han asegurado incluso que no le daba mal al balón en sus tiempos mozos. No sé si será verdad o cosas de sus fans.

  16. Libro 36 ESTRATEGIAS CHINAS. Puede bajarlo desde
    http://www.personal.able.es/cm.perez/36_estrategias_chinas.pdf

    Describe estratagemas como “moverse sin ser visto en el mar a plena luz del día”, “matar con una espada prestada” o “crear algo a partir de la nada”. Cuando usted domine estas 36 estrategias, estará preparado para encontrar soluciones a cualquier tipo de problema y será capaz de adaptarse a toda clase de circunstancias.

    Para mas información, y mas temas relacionados con la cultura china:
    http://www.personal.able.es/cm.perez/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.