Ahora Isofotón, la empresa malagueña, la misma que ha recibido de la Junta 25 millones de euros 25, sin contar lo trincado de otras Administraciones. De vez en cuando nos enteramos de estos coladeros de pasta, normalmente porque deciden hacer el petate y largarse con subvenciones y todo a sus lugares de origen, dejando tirados a los trabajadores que se suponen la razón de la ayuda juntera. Y la Junta, viéndolas venir, o mejor, viéndolas ir, contemplando el saqueo y si decidirse a implantar criterios severos para que los dineros públicos otorgados como estímulo o ayuda dejen de estar atados con longaniza. Ése de crear empresas subvencionadas y luego largarse, es uno de los mejores inventos de la ingeniería financiera. Y de la Junta, que lo consiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.