Asombra el cinismo que implica la autosatisfacción de Chaves al recalcar que la ya absolutamente inaplazable intervención en Marbella es mérito del PSOE y no de sus rivales políticos, es decir, que el PSOE habría sido el único partido con poder en actuar contra la ilegalidad. Hombre, qué pasada, pero ¿es que Chaves no se acuerda ya de que el PSOE es el único partido del que consta que hizo negocios ilegales con Jesús Gil en persona, que cobró cantidades ciemillonarias y las ingresó la caja del partido regional de donde nadie las ha sacado para devolverlas, por supuesto? ¿Y tampoco ha sabido durante todos estos años que el “urbanismo” marbellí ha contado con los buenos oficios de personas estrechamente vinculadas al partido, que han mantenido oficina abierta en la ciudad saqueada, y alguno de los cuales pertenece a la misma camada de quienes perpetraron el “caso Montaner” de que hablábamos más arriba? Chaves es consciente de que el Gil fue montado y protegido por González como sangría del PP, y lo que teme ahora es que el voto conservador se reagrupe en su contra. Y hasta ahí, vaya. Pero olvidarse de que fueron ellos y nadie más los que trajinaron con Gil en persona favorece bien poco a la “recuperación de la memoria histórica”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.