No ha habido en Nueva York las temidas reacciones ciudadanas a la película de Oliver Stone sobre el 11-S recién estrenada. Es verdad que la Paramount se ha resignado a prescindir de la cartelería publicitaria por si acaso al personal le daba por reaccionar abiertamente contra lo que, antes de ver el film, los críticos ya habían consagrado como la reapertura de una herida dolorosa en la mente ciudadana. Pero el estreno ha sido apoteósico hasta el punto de agotarse cocacolas y palomitas en el bar en la sesión matinal. No hay mensaje político explícito en la película, por lo visto, aunque sí un medido ejercicio psicológico para demostrar, según dicen, el impacto de la tragedia en un psiquismo ciudadano que se ha vuelto más frágil, vulnerable y sensible, a ver qué nos van a contar a nosotros, en especial tras los increíbles juegos de mano del jefe de los ‘tedax’. En Venecia se discute mientras tanto la presunta crisis de la ‘Mostra’, esa madre de todos los festivales que todavía Joseph Brodski y Susang Sontag consideraban como un “acontecimiento disidente”, pero que ahora, de creer a sus propios organizadores y a las voces críticas más influyentes en el país, agotada en sus potencialidades revolucionarias, deberá escoger entre “renovarse o morir” y no precisamente de éxito. Las preocupaciones cambian con los tiempos y no tendría sentido que el cine constituyera una excepción a esta regla fatídica, y yo mismo lo he podido comprobar estos días en Tortoreto Lido asomándome sólo de pasada (palabra) al festival del erotismo que allí se celebra como una réplica orate de lo que la ‘Mostra’ fue y, mejor o peor, ha seguido siendo hasta nuestro Abenámar. Allí he sabido que los actores porno locales no valen un duro a juicio de sus “partenaires” indígenas que, aún reconociendo la validez de sus “prestaciones físicas”, les reprochan que, a diferencia de los checos o españoles, hacen su papel como un trabajo y no como un juego. Y así, como cualquiera puede comprender, no se va a ninguna parte.

xxxxx

Me ha hecho cavilar, no obstante, la queja de las pornoactrices por cuanto tienen de reclamo verista de su especialidad y también de implícita confirmación de un género hasta ahora marginal pero quién sabe si pronto tan convencional o más que el viejo ‘western’ o que las series vecindonas de nuestra industria televisiva. Muchas cosas han funcionado así en el arte, es decir, empezando por la prueba burda e incluso grotesca de sus posibilidades más obvias hasta acabar depuradas en el manierismo más sofisticado, de manera que no sería raro que la descendencia artística de Nacho Vidal –a quien nuestra teletonta suele tratar ya como si fuera Spencer Trace—termine por dar de sí esa oportunidad soñada desde hace decenios por nuestro cinema subvencionado y que, a salvo contadas y gloriosas excepciones, no ha conseguido hasta ahora grandes empresas. Pero si Graham Green se quejaba de que un género como el policiaco dispusiera de motivos y claves tasadas, nada les digo –por lo que he podido entrever en la cita del Lido—de una especialidad tan antigua como limitada. Cualquier adolescente se troncharía hoy leyendo a Petronio, a Sade o a Restif de la Bretonne, un poco por la misma razón que sus abueletes se tronchan recordando las escapadas a Persignan para admirar las transgresiones de Brando de las que hablábamos el otro día. Otro mito que se cae, eso sí, el del ‘latin lover’ por antonomasia, la leyenda de esos “maschi italiani” que a sus parejas parece que les resultan hoy, para decirlo finamente, más bien “poco passionali” que otra cosa. Qué alivio, oigan, saber que nos consideran y respetan tanto por acá fuera, aunque sea de cintura para abajo y, de momento, en la serie X. Como uno es tan sensible al patrioterismo fuera del terruño no les niego que ese inesperado piropo me ha subido la estimativa a la altura de estos precios prohibitivos.

7 Comentarios

  1. No estoy decaído, sino ‘acojonado’ con los sucesos de Londres, porque me toca viajar al mismo Heathrow el lunes y no sé si llegaremos a Sevilla algún día de estos. No se olvide que sin seguridad no hay libertad ni nada. Y no me vengan con monsergas de que esto sería el inicio de un nuevo totalitarismo. No, no me gusta nada este mundo de trágicos septiembres, marzos y junios.
    Echo de menos las columnas sobre Huelva, aunque comprendo que el Maestro es el primer merecedor de un cierto descanso, mejor dicho, nuestro Maestro es digno de llevar una vida ‘ociosa’ (los libros, la charla, la reflexión, los paseos) para regocijo y contento de sus blogueros.

  2. oh infeles glogueros, silentes sólo porque el casero se toma un respiro, oh in gratitud. Me lo imagino tomando notas, escrutando tímpanos, mirando de paosa las fanciulle, que para todo hay tiempo, y degustando su Martni el el Florian o el Harris Bar. Seguro que no pierde el tiempo. Pero este silencio me alarma no tanto como a ARV los nuevos bárbaros, pero me alarma.

  3. Me cuesta, me cuesta imaginarme al fraterno Anfitrión regodeándose ante las mecánicas actividades de los mozos y mozas que protagonizan esas actividades de (escaso)morbo de las pelipornos. Según tengo entendido, el artisteo que protagoniza esas cintas va al plató como el paleta al andamio o la cajera al súper.

    Hay que reconocer que el género tiene su público como la saga del Bueno, el Feo y el Malo, aunque siempre se vean los mismos gestos de asquito y la misma frialdad en pasaportar a un prójimo. Servidora fue –hace siglos- a ver a la Enmanuelle; siglos después a ver una de sexo explícito y con esta no llegué al final. De la película, se entiende.

    Afirmo que me pone mucho más el erotismo insinuado que el desmenuzado, y siempre tendrá más atractivo un aletear de clámides transparentosas que dejan adivinar sin ver, que un amasijo de genitales chorreantes.

  4. I like this post! It’s very good and useful, you should post more posts in this way, they are very useful!

    I have a wide range of posts in my site, if you want
    to check on it and help me to get more visitors i will be very happy.

    My website is about download vedere film streaming dove vedere
    film italiani online, if you will examine it, i will be very happy.
    Thank you for any time my friend.
    – Admin connected with
    notjuststreaming

    My web-site … film italiani in uscita streaming

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.