Cien denuncias contra el Ayuntamiento ha presentado el sindicato UGT en dos años, más o menos –hagan las cuentas—a una cada dos días, y encima dicen los denunciantes que no se trata de hacer política connivente con la oposición que tan malamente ejerce “su” partido sino de corregir las formas de actuar del gobierno municipal. En la Dipu, en cambio, donde las quejas se amontonan, CCOO denuncia sin cesar esa connivencia y al presidente le piden años de cárcel por “mobbing”, UGT no dice nada, sino que calla y trinca disciplinadamente. Las cifras hablan solas, en todo caso, y es de suponer que los ciudadanos se formarán su propio criterio ante datos como el que acabamos de dar –cien denuncias en dos años–, demostrativos de una intención obstruccionista tanto como de la dificultad real con que traba a la tarea de gobierno una estrategia semejante. No saben que hacer ni lo han sabido en estos últimos once años, perdidos definitivamente en el camino del Juzgado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.