No estoy de acuerdo con quienes ven en el intervención europea en Chipre sólo un paso más del “protectorado” alemán en que se ha convertido la UE. Es verdad que ésta ha actuado de una manera pésima, desdiciéndose en una semana dos o tres veces y que, se mire como se mire, la medida aplicada a los depósitos –al margen de sus causas—no es más que una confiscación, un expolio si se prefiere, que menos mal que ha elevado el listón hacia los capitalistas más ricos eximiendo a las clases medias. Y digo que no estoy de acuerdo porque siempre me parecerá bien que se desmonte un paraíso fiscal aunque para ello haya que emplear métodos que comporten ciertos riesgos colaterales. Chipre, además de un apoyadero geopolítico, ha sido siempre una base financiera para los micénicos, para Alejandro, para Bizancio, para los árabes o los venecianos. Ricardo Corazón de León la conquistó durante su aventura cruzada para vendérsela a los templarios poco después y, tras perderla éstos, convertirse en un feudo franco apoyado por el Papado (vean a Hill, “A History of Chiprus”) que veía en la isla una excelente sede financiera. Una isla nacida para paraíso fiscal, en una palabra –como las Caimán, como Gibraltar, como Andorra…–, que en estos tiempos de la globalización ha revalorizado ese papel. ¿Por qué lamentar que se desmantele un “paraíso” refugio de los beneficios del mal? A salvo los legítimos intereses de los ciudadanos de a pie, celebro ese zarpazo al “capitalismo sumergido” y celebraría más aún que hubiera ocasión de desmantelar unos cuantos “paraísos” más.

Otra cosa son los modos, la política europeísta, ese fracaso de la burocracia bruxelense que en una semana ha dicho a un tiempo blanco y negro, para terminar con el absurdo exabrupto del beocio que preside el Eurogrupo y que ha hecho temblar las bolsas en medio planeta. Chipre, como los demás garitos de su índole, deberían ser intervenidos sin escrúpulos tanto por los neoliberales como por los socialdemócratas, porque ese oficio de los tesoreros ciegos es uno de los graves impedimentos de la normalidad económica, imposible mientras un capitalismo negro duerma en paz bajo la manta del dinero blanco. Como en Suiza, mismamente, donde se ha hecho del delito un mérito con la aquiescencia de todos. Otra cosa es qué será de Chipre –miembro de la UE al cabo—cuando le abran los cofres secretos. La crisis está forzando estas sorpresas que hacen tambalearse al sistema entero.

5 Comentarios

  1. De acuerdo pleno. Los paraísos son la clave de esta situación. Y de la mundialización de las corrupciones. Chipre es una plataforma financiera pirata, lo que no tiene por qué afectar a los chipriotas de a pie.

  2. La Cultura, la Memoria, el saber, siempre detrás de la realidad inmediata. El asunto de Chipre visto en perspectiva histórica. Gran columna. Gustaría desarrollar esos cambios entre el rey Ricardo, los templarios, los venecianos y demás. El Mediterráneo de la Edad Media sigue ahí, sólo cambian los actores.

  3. ¡Paraísos! Nunca hablamos de Lienchestein, el propio Mónaco, Suiza, los “lavederos ingleses”. El capitalismo global no funciona sin ellos. El error de Chipre –una plataforma financiera pirata– fue entrar en la UE. Y el nuestro, dejarlo entrar.

  4. Le tomo prestada una frase

    /… uno de los graves impedimentos de la normalidad económica, imposible mientras un capitalismo negro duerma en paz bajo la manta del… para continuarla:

    …bajo la manta del “socialismo chino”. No se manufactura nada en toda Europa porque es imposible competir con los precios ‘amarillos’. Si las grandes superficies venden una camiseta a 2 euros es porque no pierden dinero. Porque vienen de la inmnesa China, donde los agricultores, los obreros de la fábrica de algodón, los que cortan, cosen y embalan la camiseta ganan menos de 60 euros al mes. Una producción y una mano de obra casi gratis. Creo que es un factor a tener en cuenta para explicar el paro que amenaza no solo a España.

  5. En efecto, el paro es un arma de la que el capital dispone en todas partes, pero el Mercado tiene anchas tragaderas y los consumidores más anchas si cabe.
    Sobre el fondo de la columna, que no es otro que destacar la ficción de Estado que es Chipre, estoy por completo de acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.