Veo una foto de Pablo Iglesias presidiendo la que le hacen a la nueva secretaria regional de la UGT andaluza y pienso en la faena que le queda a esta mujer que si cierra los ojos se expone al sambenito de la complicidad y si los abre no tendrá más remedio –al paso que va la burra—que tirar de mantas que dudo que estén a su alcance. La saga que sobre esas corrupciones publica este diario es creciente y bochornosa y eso no permite la cómoda consigna de “partir de cero” ni el cínico “borrón y cuenta nueva”. La crisis de UGT es sólo una cara del fracaso de los llamados “agentes sociales” que ha profundizado hasta el absurdo la desconfianza de los ciudadanos en las instituciones.

1 Comentario

  1. Vd cree que la camorra o la cosa nostra desaparecerán algún día en Italia? I don’t believe my friend.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.