Anticipándose a que la Junta y el SAS concelebren la liturgia anual de su estadística en bruto (total de “actos médicos” y demás), la asociación del Defensor del Paciente ha presentado una memoria de lo más pesimista que incluye datos como que 50.000 andaluces esperan ser intervenidos quirúrgicamente o que 175.000 figuran en la cola del especialista, razón por la cual la consejera ha descubierto el huevo de Colón mandando cerrar las agendas de los médicos especialistas en las que no se anotarán más citas hasta nueva orden, con lo que las listas de espera no se verán definitivamente desbordadas. Hay que decirlo una vez más: el sistema público de salud debe sus bondades a su cuerpo facultativo y sanitario en general, y sus defectos a la arbitrariedad, inepcia o ambas cosas, de sus gestores políticos y administrativos. Una lástima y un escándalo que, lamentablemente, un rutinizado Chaves hace años que asumió como inevitable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.